South Pop Isla Cristina. Breve guía de viaje.

7 Sep

Los chicos del exitoso blog “el gallo verde” me envían a tierras onubenses para cubrir un festival que es más sutil que el despertar de un chino.

Como adelanto, una breve guía con un par de consejos para neófitos.

Dale aquí mi amol

Próximamente, la crónica completa.

Honey Bros

24 Nov

Tengo el enorme placer de anunciaros que este viernes tocaremos en Caballos y Ponis Concert Club, mi sala favorita de conciertos. Para ello,  Óscar Vadillo (antiguo compañero de batallas durante años en Left Brothers) y yo hemos preparado un repertorio en el que incluimos temas de aquella banda y una ristra de versiones que ha elegido democráticamente la gente en internet. Le hemos llamado a la movida HONEY BROS. Es una larga historia.

Como Caballos y Ponis goza de un aforo reducido hemos decidido retransmitir el concierto vía streaming para aquellos que sientan curiosidad por este proyecto que nacerá y morirá el mismo día.

http://noiseofffestival.com/sec/concert/id_concert/535cda6724586c41e58db0a3a1c07dd7

Honey Bros

Viernes 25 de noviembre

22:15 horas

Ombú

6 Nov

Caballos y Ponis Concert Club vuelve a poner el listón muy alto tras regalarnos este sábado otro precioso concierto. Tras la fiesta que montaron Supersuecas en la inauguración de la sala, los extremeños Ombú decidían que era el momento de salir del local de ensayo y enseñar al mundo sus canciones.

La organización de Sole y Jesús fue, una vez más, impecable. Además de un salón abarrotado de gente expectante por ver qué nos cantaban-contaban los chicos de Ombú, el concierto fue retransmitido vía Internet a Barcelona, el vino estaba fresco, los sandwiches habían sido cortados en triángulos como tiene que ser y entre el público asistente una vez más se creó un ambiente sano y entrañable.

Los temas de Ombú, pese a que el grupo está buscándose a sí mismo (algo totalmente comprensible en una banda que acaba de nacer) parece que siguen una línea bastante coherente. A ratos folkies, a ratos permitiéndose guiños a la bossa nova, en ocasiones acelerados y rockabillies, o incluso capaces de crear un ambiente íntimo en temas cercanos al soul o al blues, Ombú sorprendieron gratamente a los asistentes a su acuméstico, al que vinieron cargados con un arsenal compuesto de guitarras, batería, banjo, ukelele, mandolina y armónica. Rui tiene muchos registros, y es capaz de emocionar con su color de voz mientras canta una bossa nova o de captar toda la atención en un blues para el que pidieron bajar las luces. Su carismática timidez engancha. Antonio redondea las canciones con las escalas necesarias, ni más ni menos. Tocar bien es relativamente fácil, tocar bonito como hace el guitarrista de Ombú no lo es tanto. Ulises le da el toque jazzero a la banda y como decimos de Antonio, sus elaborados ritmos de batería tienen lo que necesita el grupo, incluido una especie de solo de free jazz que desconcertó a sus compañeros (momento picuet de la noche). Nacho les ayudó en algún tema e incluso se lanzó al barro cantando en una canción con la que nos dejó lilifor, con un puntazo a lo Pucho de Vetusta  Morla.

Buena banda, con un gran potencial y a los que por poner una pega diremos que les falta un bajo (arrimando el ascua a mi sardina), contrabajo, violonchelo o similar.

Gracias a los promotores de Caballos y Ponis por ofrecernos otra noche para recordar y a los chicos de Ombú porque se tomaron su estreno con mucha seriedad y dieron un concierto redondo. A mi me encantó.

Cine sonrojante – El proyecto de la Bruja de Blair

28 Oct

Por primera vez en nuestra sección de cine sonrojante vamos a analizar una película americana. El proyecto de la bruja de Blair fue un pelotazo en su momento, con una taquilla espectacular, algo de gran mérito ya que la promoción la hicieron por medio de virales a través de internet y contando con un bajísimo presupuesto.

La historia es que todo esto salía en los periódicos y televisiones y la definían como película de culto, con lo que ibas al cine con unas expectativas altísimas y una vez en la sala se te caían los palos del sombrajo. Pero no adelantemos acontecimientos.

Título: The Blair Witch Project

Año:1999

Duración: 81 minutos

Directores y guionistas: Daniel Myrick, Eduardo Sánchez

Reparto: Heather Donahue, Michael Williams, Joshua Leonard

Sinopsis: alguien graba con una cámara de estas de mano como las que usa la gente para filmar sus vacaciones en Matalascañas, el cumpleaños del abuelo, o en caso de que seas japonés, la pérdida de la dignidad y los dientes de tus retoños. Salen tres maromos poniéndote en situación hablándole a la cámara y diciendo pero sin decirlo que van a pasar cosas muy malas. Se meten en una tienda de campaña (algo que para el terror psicológico va de perlas, quien no se ha cagado de miedo estando de acampada y oyendo un ruido fuera pensando que era un coyote, el yeti o mocito feliz que venían a por tí) y dicen que van a morir, pero sin decirlo. Van a un bosque y ven palitroques colgados y pasan mucho miedo. Luego, tras dar la caca durante un buen rato sugiriendo pero sin sugerir , empiezan a correr y a dar voces, la cámara se menea una barbaridad y terminas buscando biodraminas en el bolso y añorando aquel crucero con fuerte marejada. Al final sólo queda una con gorro, y se graba a sí misma con el infrarrojo de la cámara llorando y con un moco como un blandiblub familiar en una oquedad de la nariz. Fundido a negro, fin del susto y planteamiento serio de tu error por no haber elegido muerte.

Opinión y puntuación sonrojante: he de reconocer que la sinopsis está un poco cogida con alfileres, ya que la película la vi hace años y al ir acompañado de una doncella no fui precisamente al cine a asustarme (guiño, guiño). Bajista consorte, es una bromita para hacer de reír a mis seguidores… ¿te has enfadado? ¿por qué coges eso?… parece que tiene un borde muy afilado… no.. socorr…nnNNOOOO ARRRGGGHH

Cajón de Sastre – último video

24 Oct

Los extremeños Cajón de Sastre han decidido ir a por todas, y tras grabar un estupendo larga duración, nos presentan un vídeo de su hit Le Club.  La verdad es que tengo devoción personal por los tres componentes de la banda, pero a pesar de mi falta de objetividad, hay que decir que están todos fenomenal, especialmente una Carol que sale preciosa y que borda la interpretación. Al final del video hasta te dan ganas de darle un consomé y echarla a la siesta en el sofá y arroparla con una manta.

Me encanta que se hayan tirado al barro de esta manera y que intenten hacer las cosas bien. Parece que van por el buen camino.

Enhorabuena y mucha, mucha suerte, se merecen todo lo bueno que les venga.

LE CLUB // CAJÓN DE SASTRE // videoclip from IZMO Producciones_Diego Cabezas on Vimeo.

Pan, chocolate y tebeos…

21 Oct

Un amigo de la infancia, Enrique Falcó, me pidió hace un tiempo una colaboración para iniciar una sección nueva de su reconocido blog, y ayer por fin se la mandé, hablando de una pasión común que compartimos desde pequeños: los tebeos.

Él escribe una bonita introducción hablando sobre un servidor, y le estoy tremendamente agradecido, me han emocionado mucho sus palabras, perdón, se me ha metido algo en el ojo…

Aquí, la entrada

Festival Mundo Idiota

20 Oct

Tras unos días de relax blogueril, volvemos a la carga, no sin antes comentar que el ritmo de publicación será más sosegado. Lo de colgar un post diario ha pasado en una época en la que no podía dejar de crear mierdas, y hasta que las musas me arrullen en su celestial cuna, dándome el don de la gilipollez sin fin, no volveré a ser tan prolífico. Que se pasó la novedad, vamos.

Este fin de semana pasado nos plantamos en Rivas-Vaciamadrid para asistir al festival Mundo Idiota. Debería decir que fue un plan espontáneo, pero la verdad es que llevábamos con las entradas reservadas un par de meses. Así somos nosotros, previsores. Así que para allá que fuimos mi primo Viken, Yoli, Eu, Irene, la consorte y un servidor, pertrechados de tres disfraces de plátano, uno de perrito caliente, uno de Pedro Picapiedra, otro de Wilma y varios complementos absurdos.

Lo primero que vimos al llegar es que había menos personas disfrazadas de lo que nos imaginábamos, y  lo segundo que Manolo Kabezabolo y Lendakaris muertos arrastran mucho punkie. Así que allí estábamos nosotros, disfrazados como si no hubiera un mañana y rodeados de punkies.

La gente era muy amable con nosotros y adaptaba las letras de “el tractor amarillo” por ejemplo, cantando “el plátano amarillo”.  No nos dejamos de hacer fotos con gente desconocida y hubo momentos épicos como los de un perrito caliente gigante haciendo una croqueta entre charcos de cerveza y calimocho o los de un racimo de plátanos haciendo pogo, o una wilma a la que no paraban de soltarle requiebros. Conmovedor.

Al ir a recoger las entradas nos dimos cuenta que lo de Mundo Idiota no era sólo un nombre de festival, si no que los organizadores lo habían adoptado como filosofía. Se estropearon los ordenadores y los taquilleros decidieron comprobar si las entradas compradas por internet eran buenas a base de preguntas y de mirar sospechosamente a los que se acercaban a ver si alguno se derrumbaba y confesaba que su entrada era falsa. Qué hachas.

Banana Montana

Decidimos tomarnos aquello con calma, así que nos perdimos a Ciclos Iturgaiz a Manolo Kabezabolo y al Chivi mientras degustábamos unas copas de Europa.  En teoría Los Gandules venían con la charanga Artistas del gremio, con lo que el show a priori iba a ser la repera. En lugar de la charanga, se presentó una mujer de nacionalidad indefinida vestida con un traje regional indefinido y que les hacía coros. Menudo chasco. A pesar de esto estuvieron fenomenales, la verdad.

Las copas de Europa habían hecho su efecto y nos hicieron muchísimo de reír.  Temas como bajaus hemos llegado a Cambrills, oh mármol o ginecólogo rumano calaron en nosotros como lluvia de otoño. La liaron y sólo por verlos mereció la pena la entrada. Le metieron caña a la SGAE, a Ska-p, a los Héroes del Silencio  y a todo lo que se les puso por delante. Muchas risas.

Al estilo perrito

Luego Engendro dieron su último concierto como tales, ya que Juan Abarca va a embarcarse en una carrera en solitario. Estuvieron en su línea, con temazos como Lidl, Rey… una pena que haya terminado un proyecto tan chulo. Grandes instrumentistas y la verdad es que tengo un recuerdo un tanto difuso de su concierto pero creo que salí contento.

Luego vinieron Lendakaris muertos, y la carpa fue una plaga de crestas, una riada de punkies radiantes de felicidad. Conciertazo de estos cafres, aunque los vimos desde el fondo, tirados en el suelo y comiéndonos una hamburguesa. A uno que se comía un perrito, mi primo (el de la foto)  le increpó llamándole asesino. Y con razón.

Despues les tocó el turno a uno de mis grupos de juventud, Los Petersellers. Desde joven había deseado verlos en directo, y me decepcionaron un poco. El cantante se hacía el gracioso pero no hacía demasiada gracia. Y terminaron con la petercanción, su tema más lento y más largo. Errrooooor.

Antes del ínclito Chimo Bayo, la última banda en tocar fueron Barrio Tomillo, pero los escuchamos desde fuera de la carpa. Y una parte de la pandilla basura que nos juntamos decidimos hacer mutis por el foro. Por lo visto Chimo Bayo la lió, se hizo la picha un lío y pinchó como un mandril empapado en crack, ante una carpa petada y deseosa de ver a este ídolo de los noventa. Se veía venir.

El sitio era chulo, y salvo lo de las entradas, era todo muy cómodo, podías dejar el coche a doscientos metros de la puerta, y eso para tomarse unos piscolabis siempre viene bien. El ambiente era raro, pero salao, y nos lo pasamos teta.

Eso sí, para ir a un sitio de estos te tienes que dejar los escrúpulos y la vergüenza en casa. Si el traje de plátano aguanta hasta el año que viene, lo mismo volvemos…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.